No soy la misma de antes. Constante evolución. Gracias a Dios. Sin embargo en otra época decidí ser víctima y también fui victimaria. En alguna ocasión me he enfrentado con el dolor de dejar ir a alguien y he renacido de nuevo con mucho aprendizaje. Se lo que es el amor y también enamorarse, e estos últimos también, les he dado libertad. No quiero forzar nada. No quiero que esté por simple compañía. He aprendido a amarme sola.IMG-20181231-WA0008
Por eso, no quiero un novio.
No deseo a un hombre al que le entregue mi alma y después se la lleve a pedazos. No estoy interesada en amores de medio
tiempo, ni con fecha de vencimiento.
Quiero un compañero de camino. Un hombre que además de ser mi enamorado también me acompañe en el sendero de la vida que he decido transitar.
Que para el yo sea la única mujer con la que anhela recorrer día a día, todos los caminos.
No deseo a un novio para que me de besos, me acurruque en los días fríos, que tener sexo o que me abrace en las mañanas; eso lo hace cualquiera.
Quiero uno que mire en la misma dirección que yo lo hago. El con sus metas, yo con las mías, pero ambos encaminados a una en particular: hacerlas realidad juntos. 
Quiero a un hombre independiente, sí; pero no, excluyente. Que entienda que una relación es de dos y no de uno. Que este dispuesto a ceder, en algunas ocasiones, así como yo lo hago. Que mire, de vez en cuando, más allá de sus narices.
Quiero un hombre que me ame tanto como para que imagine una vida conmigo, así el destino, una razón u otra o las circunstancias cambien la dirección.FB_IMG_1546301988793
Quiero que anhele no solo tomar mi mano en la calle, también en la vida. Que a su lado yo pueda vivir una historia de amor infinito; no desechable.
No me interesa tener una relación como las de hoy en día: efímeras, que en el primer intento dejan todo en el camino, que prefieren tomar un nuevo rumbo antes de conservar lo que tienen.
No quiero entregar mi corazón por una porción limitada de tiempo, con el temor de que, en cualquier momento, deje de latir y se resigne al dolor. No quiero que se lleven una parte de mí y me dejen un agujero en el pecho.
Quiero a ese compañero de camino, a ese
compañero de vida. Y no deseo seguir caminando sin él.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: